Cursos de Crecimiento Personal

Cursos de Crecimiento Personal

Estos cursos van dirigidos a todas aquellas personas inquietas e interesadas en orientar mejor sus vidas

Desde la consulta terapéutica en la que atiende Marcelino Escobar, en el Centro Arrupe queremos darle importancia a la dotación de herramientas para el crecimiento personal, que se ha materializado en seminarios de fin de semana, sobre temas tan diversos como el manejo de las emociones, sanar las heridas, aprender a despedirse (entre otros).

Estos cursos van dirigidos a todas aquellas personas inquietas e interesadas en orientar mejor sus vidas. Personas que, buscando la felicidad propia y del entorno, se plantean como tarea prioritaria el conocimiento de sí mismos, así como el aumento de su propia comprensión y aceptación.

Entendemos el crecimiento personal como un proceso de ampliación de la consciencia de lo que uno es y, en particular del mundo interno emocional: necesidades, deseos, metas, dificultades, valores, etc. Lo vemos también como una tarea de superación de limitaciones y condicionantes del pasado, y de aprendizaje de nuevas actitudes y habilidades, cuyo logro va asociado al aumento del sentimiento de autenticidad, seguridad y control de la propia vida.

Pensamos que este trabajo de aumento de consciencia de la propia identidad conlleva siempre la mejora de las relaciones personales y del entorno en general y, por ello, se convierte en nuestra mayor responsabilidad como seres humanos.

En las distintas actividades y cursos de crecimiento personal desarrolladas se trabajan de forma no solo teórica sino también experiencial los distintos aspectos del proceso que ha de facilitar esta tarea.

Curso de Mindfulness MBSR (Reducción de Stress Basado en Mindfulness)

Es un curso orientado a mejorar la atención, a manejar situaciones difíciles en la vida personal o profesional y a reducir el malestar y el estrés. Enfatiza la capacidad de parar y ver antes de actuar, facilitando que los participantes aprendan a responder en vez de reaccionar y desarrollen maneras de ser y actuar más positivas y eficaces.

Mindfulness sería “la conciencia que surge cuando prestamos atención de una manera especial, con intención, al momento presente y sin juzgar” (Jon Kabat Zinn). Se trata de entrenar una manera de vivir entregada al único momento en el que ocurre la vida, el instante presente.

INSTANTEAl practicar Mindfulness disminuye tu nivel de estrés, aumenta tu concentración y puedes realizar con mayor acierto tus tareas diarias, tu trabajo… También mejora tu estado emocional, tu afectividad, disminuyendo la agresividad y aumentado tu empatía. Esto produce una mejora en las relaciones interpersonales que redunda en un mayor bienestar y te sitúa en un movimiento virtuoso entre esas tres dimensiones:

imageMBSR es un programa que tiene su origen en el Centro Médico de la Universidad de Massachussets en los años 80. Fue creado por el Dr. Jon Kabat Zinn. Las sesiones son prácticas e interactivas y combinan explicaciones y diálogos sobre los procesos de la mente y el cuerpo así como ejercicios prácticos de atención y relajación, meditación y movimientos conscientes de tipo yoga.

Requiere un compromiso importante con la práctica. Cada semana se propone el plan de ejercicios prácticos que deben ser realizados entre sesión y sesión para el aprovechamiento del curso.

El índice de contenidos del curso es el siguiente:

  1. Qué es Mindfulness o Conciencia Plena
  2. La percepción de la realidad
  3. El poder de las emociones
  4. La reacción al estrés
  5. Respondiendo al estrés y cultivando resiliencia
  6. Comunicando con Mindfulness
  7. Cuidarse y gestionar más conscientemente el tiempo
  8. Integrando Mindfulness en la vida cotidiana

El curso está dirigido a personas:

Que quieran mejorar su salud. Enfermedades crónicas, insomnio, ansiedad y malestar general.

Que quieran aumentar su atención o  traerla de vuelta cada vez que se va para ser más eficaces en su entorno laboral y social.

Que quieran mejorar la comunicación y sus relaciones desarrollando auto-conocimiento y aumentando su empatía.

Se realiza en grupo con un máximo de 15 personas en un contexto de seguridad y respeto alternando los momentos de silencio con otros de exploración colectiva.

El calendario es el siguiente:

  • Sesión orientativa 04 y 05 de abril de 19 a 20:30 horas. Presentación, metodología, calendario y precios.
  • Grupo del martes 17:00 horas a 19:30 horas. 9, 16 y 23 de mayo; 1 (jueves), 6, 13, 20 y 27 de junio.
  • Grupo del miércoles 11:00 horas a 13:30 horas. 10, 17, 24 y 31 de mayo; 7, 14, 21 y 28 de junio.
  • Grupo del viernes 17 horas a 19:30 horas. 12, 19 y 26 de mayo; 2, 9, 16, 23 y 30 de junio.

El curso incluye un día de retiro el sábado 17 o e domingo 18 de junio.

Reserva de plaza para la sesión orientativa en la secretaría del Centro Arrupe (por teléfono 954 92 15 80 o correo electrónico info@centroarrupesevilla.org) o llamando al instructor del curso 627 970 119 (Pablo Pérez Benedicto).

 

CÓMO LLEVARNOS BIEN CON NUESTROS DESEOS

Necesitamos reconocer nuestros deseos para aprender a distinguir los mejores de ellos y a dejar vivir en paz a los más profundos. El deseo tiene mucho que ver con nuestra capacidad de amarnos de verdad a nosotros mismos, a los demás y a Dios.

Algunos deseos pueden esclavizarnos, y otros dilapidar nuestras energías. Pero el deseo puede generar fuerza y energía física.

Dos reacciones frente al dilema humano y espiritual del deseo:

  1. “Tengo tantos deseos que no sé qué hacer con ellos”

La diversidad de deseos nos puede confundir. Esto hace que nuestra experiencia del deseo resulte ambigua, sin medios en los que confiar para distinguir entre los deseos superficiales y los profundos, ni entre los buenos y los malsanos. Si decidimos tomarnos en serio nuestros deseos, tendremos ciertamente que enfrentarnos con muchos conflictos.

2. “Me enseñaron a no tener deseos…o más bien percibí desde la infancia que era importante cumplir los deseos de algunas personas importantes en mi vida”. Esas personas (los padres, los maestros, el cónyuge, la Iglesia…) llegaron a tener más poder sobre nosotros.

La enseñanza de la Iglesia ha tendido a subrayar fuertemente las fuentes externas de la autoridad frente a nuestros deseos personales. “Desear” indicaba independencia de juicio e indisciplina. Seguir los deseos era hacer la propia voluntad en vez de obedecer las normas de la Iglesia. El deber, la fidelidad a las expectativas de los demás, la abnegación en el sentido casi literal de renunciar a los propios gustos y a la propia personalidad, se convirtieron muy fácilmente en los criterios del progreso espiritual. Con frecuencia, y a la larga, éste iba en detrimento de la propia salud física y psicológica. Desear sugería también apasionamiento, y por lo tanto se pensaba que una persona de “buen juicio” tenía que ser fría y objetiva. Parecía que el único deseo que debía guiar nuestras elecciones era el desprendimiento de cualquier sentimiento fuerte; algo, implícitamente, de lo que había que desconfiar.

En el curso pretenderemos cambiar la visión sobre el deseo, pasar de verlo como perturbador y engañoso, para considerarlo como un dinamismo positivo a aprovechar.

La espiritualidad está de hecho íntimamente asociada con el deseo (el nuestro y el de Dios). Trataremos de ver que todos los deseos son verdaderos, aunque no todos son igualmente auténticos. Algunos brotan de un nivel más profundo que otros. Nuestro Mayor Deseo está, algunas veces, bien escondido tras una masa confusa de carencias, necesidades y anhelos. Avanzar a través de los distintos niveles del deseo exige discernimiento.

Los deseos auténticos tienden a alcanzar el corazón mismo de nuestra identidad. Daremos respuesta a preguntas como “¿quién soy?” y “¿qué quiero?”, las dos caras de una misma moneda. Los deseos auténticos orientan nuestra vocación. Pueden ser guías de lo que estamos llamados a ser, a vivir y a hacer. Nuestros deseos revelan lo que somos. Al tenerlos en cuenta nos ayudaran poco a poco a ver nuestro verdadero ser detrás de las caretas que nos ponemos.

Nuestros deseos más profundos nos impulsan más allá del autocentramiento y hacia la donación. En el nivel de los deseos profundos, comienza a difuminarse la distinción entre lo que yo deseo y los deseos que Dios pone en mí. En lo hondo de cada uno de nosotros hay un espacio que es el punto de intersección en el que se encuentran y coinciden mi deseo más profundo y el deseo de Dios en mí.

Ser gente de deseo implica un proceso de continua elección. El deseo como condición para discernir cuáles son nuestras opciones y elegir entonces desde el interior, en vez de hacerlo desde exigencias externas a nosotros. Veremos el discernimiento como un camino a través de los deseos, un proceso en el que avanzamos desde una multitud de deseos, o desde deseos superficiales, hasta nuestro deseo más profundo que contiene todo lo que es vital y verdadero en nosotros mismos.

Metodología

Introducciones teóricas breves ilustradas con ejercicios prácticos, así como ejercicios vivenciales de facilitación terapéutica seguidos de revisiones conceptuales. Además se contará con el grupo como elemento de apoyo empático y fuente de feed-back.

Este curso está impartido por Marcelino Escobar, psicoterapeuta

Sábado, 26 de noviembre de 2016

Horario: de 10:00h a 14:00h y de 16:00h a 20:00h.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Email this to someone