Dejarse conducir por el Espíritu

Dejarse conducir por el Espíritu

Sin el Espíritu nos podríamos creer ni vivir nuestra fe, no podríamos orar y nuestra entrega sería solo fruto de nuestro esfuerzo

Si algo es fundamental en nuestra vida es creer y sentir que el Espíritu de Dios nos habita, que Dios mismo nos consuela y fortalece desde dentro.

Sin el Espíritu nos podríamos creer ni vivir nuestra fe, no podríamos orar y nuestra entrega sería solo fruto de nuestro esfuerzo. Dejarnos conducir por el Espíritu es el modo que tenemos para responder mejor a lo que Dios quiere de nosotros.

Escucha la conferencia de José Yruela y aprende a reconocerle

Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Email this to someone