Experimentar a Dios directamente

Esta es la gran enseñanza que san Ignacio nos ha legado y que vivió en su tiempo con no pocas incomprensiones, pues le acusaban de alumbrado. Y es que no podemos profundizar en nuestra fe si no experimentamos personalmente el amor de Dios y sin dudar reconocer su presencia en nuestra vida. Esto es gracia, pero también es algo que hay que cuidar y sobre todo desear.

Escucha la conferencia No el mucho saber harta y satisface el alma, sino el sentir y gustar, en la que Guillermo Rodríguez-Izquierdo sj recrea el sentido de la anotación 2 de los Ejercicios espirituales de San Ignacio. Una invitación a sentir y gustar internamente a Dios.

 

X