Los abusos sexuales en la Iglesia

La Iglesia, más que nadie, debe ofrecer la ayuda que necesite a quien haya pasado por el amargo trance de haber sido víctima de abuso sexual siendo menor de edad. Esto es más claro, si cabe, siendo un sacerdote o religioso quien cometió el abuso. En el pasado no se prestó una adecuada atención a este problema. Ahora la Iglesia tiene la ocasión de enmendar sus errores y trazar un camino de restauración. También de justicia para todos los afectados e involucrados.
No te pierdas esta conferencia sobre un tema de tanta actualidad
X