La persona en el centro de nuestro interés, porque no podemos construir una sociedad más justa y fraterna como Dios la sueña sin detenernos a mirar cada ser humano, en su originalidad.

Y considerando lo que tú y yo somos nos encontramos con el Dios de la vida. Y salimos al mundo de hoy y nace el compromiso, como parte esencial de nuestra identidad y vocación cristiana.

En el Centro Arrupe queremos reconocer a cada persona con su historia particular en su contexto, porque la acción social y la más profunda espiritualidad sólo pueden construirse sobre el sólido cimiento de una identidad madura.

X
Ir a la barra de herramientas